Tierra de la menos tierra

Yucatán no es isla ni punta, tierra firme llana sin sierras, península de piedra caliza envuelta de corales y de fina arena. Inmersa en su hostil selva ha prevalecido por siglos la Cultura Maya, que a través del tiempo sus sociedades han estado en continuos cambios, desde enormes ciudades prehispánicas, Yucatan independiente hasta hoy conformado por 3 estados políticos de México.
Los pueblos se han desarrollado rodeados de una naturaleza con una esencia mágica, que ha brindado riquezas y cobijo, pero al mismo tiempo las suficientes adversidades para que exploraciones e invasiones de otras culturas no se llevaran acabo. El mestizaje español se enfrentó a una serie de costumbres y tradiciones fuertemente arraigadas al entorno,
obligando a que estuviera impresa en la estética, de los pueblos mayas que hoy son habitados por nuevas generaciones, esa pureza de la cultura ancestral que ha habitado las tierras hace más 3 mil años. Esta pureza sensorial inunda  de colores sus pueblos y dibuja sutilmente sus ornamentos, resguardados por la sombra de sus paisajes junto con la eterna alma del pueblo Maya.